Bailando entre bambalinas: la Danza-Teatro

¿Qué es la DanzaTeatro?

Representación escénica de DESPIERTA– Danza Teatro sobre Violencia

La definición más generalizada del término danza-teatro (tanztheater) nos remite a la unión de la danza “genuina” y los métodos del teatro creando una nueva, única forma de danza que en contraste con el ballet clásico se distingue por una fuerte referencia a la realidad.

El término ya había sido utilizado por miembros del movimiento expresionista alemán de los años 20 que deseaban distanciarse de las tradiciones del ballet clásico. 

El tanztheater acude desde lo formal a la palabra, el canto, la música en vivo, el teatro, el movimiento en su más amplia acepción interpretado por bailarines entrenados, encadenando tiempo, espacio, escenografía, luces, trajes, acciones físicas y vocales, objetos en torno a una reflexión existencial que se traduce en un tema concreto. Generalmente no hay diagrama narrativo, presentando situaciones escénicas referidas a los conflictos humanos y estimulando al espectador a identificarse y reflexionar sobre ciertas líneas de pensamiento. 


Tanztheater Wuppertal Pina Bausch

La Volkswang Schule, de donde provienen Pina Bausch, Susanne Linke, Reinhilde Hoffman rescata la danza teatro de aquel origen expresionista y la transforma en manifestación contemporánea. A menudo los autores parecen filosofar mientras actúan oscilando entre lo visceral y la razón como respuesta al desconcierto que genera la visión del mundo. Surgen obsesiones escénicas que son propias de la época: la soledad, las desigualdades entre el hombre y la mujer, la injusticia social, las matanzas, la violencia, la ausencia de amor, la individualidad, el hombre atrapado por sus profundidades más oscuras.

La gran diferencia entre el postmodernismo y la danza teatro es básicamente el contenido humano, social, histórico y filosófico reunidos en la dramaturgia personal del coreógrafo, su visión del mundo. Frente a la consigna motion/not emotion, Pina Bausch sostiene que no le interesa saber cómo se mueve la gente sino qué los mueve. Su obra desde 1973 es una oposición a la formalidad y banalidad excesivas de la época.


En la danza-teatro conviven múltiples propuestas abiertas a todo tipo de técnicas corporales desde la danza clásica hasta el fly low, desde la actuación hasta la improvisación más íntima, desde las técnicas orientales -butoh, yoga- hasta la destreza más indómita, herramientas que encauzan la imaginación audaz y caudalosa del coreógrafo. Bajo todas ellas, lo que caracteriza a la danza-teatro es la necesidad de expresión de la conflictividad humana.

Fuente: https://www.danzaballet.com/que-es-la-danza-teatro/

Advertisements

Nuevas tendencias

Es constante en el teatro de todos los tiempos, la búsquedas de temas humanos. Se han ampliado las fronteras y los horizontes, se han ido desbloqueando tabúes. Las nuevas tendencias se aprecian, a primera vista, más en el modo de presentar y versionar esos temas, en el tratamiento de temas viejos y nuevos con nuevas miradas.

No se abandonan las obras clásicas: trágicos griegos y romanos, siglos de Oro español e inglés…, Moliere y Goldoni no faltan, ni tampoco esporádicas muestras del romanticismo alemán con Schiller. La mayoría de estas obras son revisitadas, versionadas, manipuladas (a veces muy bien), musicalizadas…, etc.  Todas estas acciones han acercado las obras a un público que tiene ya en su experiencia teatral algo más que el verso bien dicho. En algunos casos se ven enriquecidas por una sobria escenografía que las potencian, o por un espacio simbólico que nos revela más de lo que dice, o por un cambio de época que nos lanza a la cara la vigencia del problema, o por una loca fiesta que nos habla de las alegrías del ser humano, sin ocultar sus ridículos disparates.

Se mantienen presentes los clásicos llamados modernos: Lorca, Rodoreda, Ibsen, Norén, Bernhard, Weiss, Beckett, Chejov…, en Europa. O’Neill, Miller en America, entre muchos otros. Afortunadamente crece la creación con autores ya maduros pero aún activos o con valores que no cesan de nacer.

Se tratan los temas más actuales como:

– La guerra: su  continua y creciente presencia, y sus secuelas de represión, muerte, odios internos y externos, culpabilizaciones históricas, rechazo a los refugiados. Recuerdo rápida y escuetamente, Purga, de Sofia Oksanca, sobre las purgas de Stalin en Estonia; 

Purga
Incerta Gloria – de Joan Sàles

Incerta gloria, del novelista Joan Sàles, Más ceniza, de Juan Mayorga, sobre la guerra civil española; Nadia, la lucha de Nadia Ghulam por sobrevivir en el régimen talibán de Afganistan, siendo mujer;  Cain y Abel, de Marc Artigau, sobre el alud migratorio y la inmisericorde recepción de Europa a las víctimas de las mismas situaciones que occidente ha ayudado a crear… entre otras.

Cain y Abel – de Marc Artigau

– Otra de las temáticas se desarrolla en torno al terrorismo, pasado y actual, sin olvidar el terrorismo de estado, como el que se muestra en Mujer no reeducable, de Stéfano Massini, sobre la persecución y asesinato de la periodista rusa Anna Politkovskaia por denunciar las intervenciones de los gobiernos sobre la población; o en Creo en un solo dios, del mismo autor, sobre la trágica estupidez humana (casi eterna) de matarse los unos a los otros en nombre de Dios, aquí por ejemplo en la Franja de Gaza; Los corazones puros, de Joseph Kessel, dramatización del cuento Mary de Cork, una casi onírica memoria de cómo las ideas pueden matar el amor en la Irlanda del IRA.


Mujer no reeducable, de Stéfano Massin

Experimentando se llega a buen puerto, y escenario

A finales de los años sesenta una serie de autores huyen del realismo en intento de contactar con la vanguardia. Es preciso mencionar la influencia del teatro universal contemporáneo: el teatro épico, del absurdo, que plasma en la escena la falta de sentido de la existencia humana por medio de obras sin argumento coherente con personajes que hablan en medio de disparatados escenarios, el teatro de la crueldad, que a través de lo violento, lo macabro, o desagradable pretende sacudir al espectador poniéndolo en contacto con las realidades ocultas del inconsciente y el teatro independiente, que proliferó aquí en los últimos años de franco, con grupos formados por jóvenes universitarios críticos con la dictadura entre los cuales algunos aun se mantienen en activo.

Entre los dramaturgos vanguardistas españoles hay que citar:

Francisco Nieva, que supo añadir las influencias extranjeras a un profundo conocimiento de la literatura española, en obras de delirante argumento, imaginación opulenta y sorprendente expresión.

A través de este enlace podréis visitar el sitio web de Francisco Nieva y ver algunas de sus obras más características.

Ha estrenado casi siempre en Francia ante la imposibilidad de darse a conocer en España, representa el experimento más audaz y original del teatro español posterior a la guerra civil. Supone una rebelión frente al mundo actual, considerado irracional, absurdo e injusto, por ello se niega a aceptarlo, complaciéndose en desmontar sus más arraigadas creencias. Sus personajes oscilan entre la ternura y la crueldad, el amor y la muerte… valiéndose de un lenguaje que ofrece una apariencia infantil, cercana al teatro del absurdo y del humorismo de Jardiel y Mihura. Mencionamos “ Pic Nic”, “ El triciclo” y “ El laberinto”.

El triciclo de Fernando Arrabal
El laberinto de Feranando Arrabal


La contemporaneidad y sus límites

Teatro contemporáneo

La segunda mitad del siglo XX vuelve a traer consigo una renovación del arte, aunque en esta ocasión su foco no está en Europa, sino en Estados Unidos. La característica principal de esta etapa es que se integran todas las artes (pintura, fotografía, música, etc.) y se rompe con la idea de que el teatro solo puede ocurrir en una sala.

Así nace la performance. Cualquier situación que involucre cuatro elementos básicos: tiempo, espacio, el cuerpo del artista y una relación entre el artista y el público puede ser considerado arte performático.

Performance Marina Abramovi´c

Además, en las artes escénicas, a la vieja primacía del autor y del director se impone la creación colectiva, incluyendo también al público. El happening busca que el público deje de ser espectador para ser partícipe. Para que esto pueda ocurrir, es indispensable que la obra no se presente terminada (como sí ocurre en una performance), por lo que su desarrollo depende de la improvisación.

Y como siempre, hay quien prefiere volver a lo esencial. Jerzy Grotowski, director polaco, mantiene que el teatro no puede competir con los avances tecnológicos, el cine y la televisión. Por tanto, debe elegir la pobreza de decorados o vestuarios, a favor de la riqueza física e interpretativa del actor, y de la relación establecida entre actor y espectador. Su teoría se llamó ‘teatro pobre’. Este se centra sobre todo en el trabajo del actor antes que el de la puesta en escena.

El teatro contemporáneo engloba toda la producción dramática del siglo XX. Con el declive de la aristocracia y el auge de la burguesía, surge un nuevo público para el teatro, que demanda temas y formas distintas al melodrama (que hasta entonces triunfaba en los escenarios). Por si fuera poco, el mundo se ve sacudido por dos guerras mundiales, que obligaron a muchos dramaturgos a tomar un punto de vista más social o político en sus obras. Las teorías varían mucho según la época y el país, pero hay una regla común a todo el teatro contemporáneo: se acabaron las normas del pasado.

El teatro moderno se remonta en realidad al siglo XIX. En los escenarios triunfaban las divas Sarah Bernhardt y Eleonora Duse, y la mayoría de los espectadores iba al teatro para mirarse unos a otros en lugar de para ver la representación… En este contexto, Richard Wagner obliga a los teatros a apagar las luces de sala, y desarrolla el concepto ‘Gesamtkunstwerk’ (obra de arte total). Sostiene que se deben integrar la música, el teatro y las artes visuales, y que todos los elementos (luz, decorados, etc.) deben apoyar la obra, en lugar de estar relegados a un segundo plano detrás de los cantantes.

Muestra internacional de Danza y Teatro Contemporáneo en Ciudad Real

Fuente: http://blog.teatroscanal.com/2017/01/31/que-es-teatro-contemporaneo/