El simbolismo

Fue uno de los movimientos artísticos más importantes de finales del siglo XIX, originado en Francia y en Bélgica. En un manifiesto literario, publicado en 1886, Jean Moréas definió este nuevo estilo como «enemigo de la enseñanza, la declamación, la falsa sensibilidad y la descripción objetiva». Para los simbolistas, el mundo es un misterio por descifrar, y el poeta debe para ello trazar las correspondencias ocultas que unen los objetos sensibles (por ejemplo, Rimbaud establece una correspondencia entre las vocales y los colores en su soneto Vocales). Para ello es esencial el uso de la sinestesia.

Para el poeta el símbolo debe ser portador de una imagen que genere una sensación particular, y su sonido al pronunciarse debe acoplarse a la música total del poema. Algunos de los símbolos se hicieron tan populares por su sonido y su poder evocador, que en poco tiempo se fue conformando una convención, que los poetas de la época compartían. El ejemplo más notable de esto se da con la palabra azur, la cual es una mezcla de las palabras azul y cielo, y que se convirtió en una de las más famosas convenciones literarias del simbolismo. Existen tres tipos generales de símbolos:

Los símbolos naturales, los símbolos míticos y los que fusionan lo abstracto y lo concreto. No queremos por tanto en este estudio del simbolismo hacer un análisis partiendo de la semiótica o el interaccionismo simbólico, sino observarlo desde un punto de vista puramente estético, literario en este caso, para dar cuenta de los ejes o columnas vertebrales de la estética simbolista que puedan servirnos de apoyo para un posterior análisis de una puesta en escena simbolista, en un contexto distinto a la Europa de finales del siglo XIX.

Paul Fort y Lugné-Poe dan inicio al Teatro de Arte en París. Una historia de las reacciones: simbolismo versus realismo-naturalismo. Concepción de mundo: “la realidad” no es una percepción inmediata de lo empírico, es un ámbito de revelaciones “suprasensibles”. El “mito de la caverna” de Platón como antecedente filosófico de dicha visión.

Mito de La Caverna de Platón

Se retoma la visión platónica del mundo, para liberarla del canon burgués, materialista y pragmático. Se aproxima a la tradición filosófica y artística de Kant, del romanticismo, Wagner y Nietzsche. Frente a la visión objetivista, racional y utilitaria del realismo y sus bases científico-sociales, el simbolismo propone un mundo inefable, invisible, misterioso. Un mundo de lo suprasensible, alejado de la realidad percibida y evidente.

Procedimiento base: el símbolo A partir de esta concepción de mundo: ¿cómo se vincula lo real con lo ficción? El símbolo es el procedimiento base: punte entre lo sensible y lo suprasensible. El símbolo es lacónico, infinito, opaco, denso y condensador de múltiples significaciones. El símbolo es una enunciación metafísica de lo invisible, de aquello que lo empírico no capta.

Reglas de juego simbolistas El teatro es expresión del misterio y presencia de la alteridad, de lo sagrado. Apela a lo extracotidiano, propone un mundo autónomo, sin lógica frente a lo conocido. La escena entabla conexiones con lo inefable, lo ancestral, lo maravilloso. Sinestésico: articulación de sensaciones y sentidos (perfumes, colores, sonidos…) Obra de arte total según la premisa de Wagner. Opacidad: estimula la imaginación del espectador limitándole información, pues incorpora el “no saber”. Lo oculto es sugerido, no enunciado.

Sinestesia en el Teatro Circo de Murcia

Escenotecnia no ilusionista: telón pintado, gasas, sombras y claroscuros. Cronotopo específico: sin lógica empírica, con primacía de las secuencias “pasajes” (sueños, fantasías, transformaciones). Causalidad implícita, difícilmente inteligible por su conexión con lo desconocido. Se valora lo “estático” y el “silencio”. Dice: “la palabra es del tiempo, el silencio es de la eternidad” No hay gradación de conflictos en la trama: la escena propicia la “ceremonia”.

No hay tesis o premisas ideológico-sociales. La escena muestra sólo “el misterio de vivir”, sin predicaciones. El actor/artista es un medium (chaman, sacerdote), no un intérprete. Los lazos entre lo invisible y lo visible se construyen por medio de: a) el animismo, b) el personaje u objeto “jeroglífico”. Se propone transformar el mundo ofreciéndole al espectador un contacto con lo “sagrado”.

El simbolismo en el teatro

Fuente: https://www.ecured.cu/Teatro_simbolista

Fuente: https://es.slideshare.net/siguryo/teatro-simbolista





One thought on “El simbolismo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s